Local

Dan último adiós a buscador de tesoros que falleció en Veracruz

Veracruz, ver.- Conocido como “El Güero”, el hombre que murió sepultado por un alud cuando presuntamente excavaba un pozo en búsqueda de oro, fue velado y sepultado este fin de semana por sus familiares en su casa en la colonia Los Astilleros, en la zona norte de la ciudad de Veracruz.

El hombre fue identificado como Miguel Ángel y su cuerpo fue identificado por su madre, una mujer de la tercera edad en silla de ruedas, con quien vivía y a quien sostenía económicamente con su sueldo como trailero.

Vecinos que conocieron a Miguel lo describen como una persona tranquila, a pesar de que era soltero, dicen que era un padre amoroso. También cuentan que era tranquilo y no se metía con nadie, aunque pocas veces tenían oportunidad de convivir con él, porque la mayoría del tiempo andaba en carretera.

A su velorio el sábado 28 enero llegaron pocas personas, únicamente familiares y amigos cercanos. A través de redes sociales compañeros traileros le enviaron las condolencias a la familia y describieron como una persona amable a quien conocían como “El Güero Termo”.

¿Por qué buscaba tesoros?

Aunque sus familiares prefirieron no hablar sobre el accidente, se sabe que Miguel era aficionado a la búsqueda de metales preciosos por sus amigos y por publicaciones que hacía en redes sociales con el nombre de usuario Miguel Angel Güero Termo.

Era miembro de dos grupos de buscadores de tesoros y compra y venta de minerales en Facebook, en donde se pueden crear comunidades de usuarios con intereses en común. El de Miguel era observar todo lo que estuviera a su alcance en los viajes que realizaba por su trabajo como trailero.

El 8 de diciembre habría subido la fotografía a Facebook de un par de rocas de algún metal gris con tonalidades amarillas, pidiendo ayuda para identificar de qué elemento podría tratarse y el costo que podría adquirir en caso de ser algo valioso.

Según una pareja que lo acompañaba el viernes 27 de enero, día en que falleció, Miguel los llevó a un predio ubicado entre el recinto portuario y la colonia Ampliación Villa Rica de la ciudad de Veracruz, en donde afirmaba que un detector de metales que recientemente había adquirido le marcaba que había un metal, probablemente oro.

De acuerdo con lo que describieron a las autoridades y rescatistas en ese momento, era el tercer día que el hombre se había adentrado en el sitio, a unos 10 minutos de su domicilio, y excavado un pozo en el punto donde supuestamente se encontraba el hallazgo. Sin embargo, la falta de herramientas y de cuidado, hizo que parte de la excavación se viniera abajo cuando estaba abajo, sepultándolo al momento.

Cuando Bomberos Municipales llegaron para atender la llamada de emergencia se percataron que se trataba de un pozo estrecho, y el cuerpo de Miguel estaba atrapado a unos tres metros de profundidad. Por más de dos horas tuvieron que escarbar con ayuda de palas y picos, para hacer más amplia la entrada y, posteriormente, sacar tierra y lodo, para recuperar el cuerpo.

Ese día el hecho se difundió rápidamente en medios de comunicación y redes sociales, en las transmisiones de Facebook había comentarios de personas que supuestamente lo conocían y fue así que su madre se enteró de lo ocurrido.

Hasta el momento, no existe información por parte de la Fiscalía General del Estado sobre la investigación de los hechos, las personas que lo acompañaron se quedaron hasta el final de lo ocurrido y narraron todo a las autoridades que arribaron, ambas se retiraron después de que el cuerpo fue trasladado por una funeraria.

Scroll to top