:
Oficinas

LA PRIMERÍSIMA

DIRECCIÓN: AVE. JUÁREZ NO. 92
COL. CENTRO
SAN ANDRÉS TUXTLA, VERACRUZ.
C.P. 95700

Nacional

Revela archivo desclasificado las “estrechas relaciones” de Elba Esther Gordillo

Elba Esther Gordillo tenía acceso a “recursos ilimitados” para conseguir sus objetivos políticos y “estrechas relaciones” con personajes, debido al respaldo que tenía del Sindicato Nacional de trabajadores de la Educación (SNTE), aunque ella era solo la secretaria de finanzas entre 1983 y 1986, de acuerdo a un informe de la desaparecida Dirección Federal de Seguridad (DFS).

“Los recursos económicos y humanos con que pueda contar son ilimitados, debido a que todo el apoyo que recibe proviene del SNTE. Cuenta con hábil manejo de Asambleas (testado) dentro de su gremio”, detalla el informe.

El expediente de Elba Esther va desde el año 1977 al 1985, al cual el diario Milenio asegura tener acceso, la describe como “una persona déspota y antipática”, así como una mujer con “arraigo”, luego de asegurar que “sus estudios y toda su actividad política la ha desarrollado en el Distrito Federal”.

El agente que realizó el perfil de la lideresa del SNTE informó en el documento que Elba Esther tenía experiencia electoral suficiente y contaba con un manejo de campañas “bueno” a pesar de nunca haber tenido un cargo de elección popular hasta ese momento. Señaló que participó en diversas campañas, incluida la que llevó a Miguel de la Madrid a la presidencia en 1982.

Asimismo, informa que la maestra tiene “capacidad política y de negociación en el manejo de grupos del sector magisterial, sin embargo lo ejerce siguiendo directrices del CEN del SNTE”, la cual también llegaba a las filas Revolucionario Institucional, según el informe, “además tiene manejo de grupos al interior del PRI”.

Según los documentos que son resguardados en el Archivo General de la Nación, Gordillo Morales no siempre tuvo filiación priista. Se explica que en los inicios en de su actividad política, simpatizaba con el Movimiento Revolucionario Magisterial (MRM), un grupo disidente de la SNTE.

Los agentes informaron que la lideresa magisterial tenía “estrechas relaciones” con Carlos Jongitud Barrios, entonces gobernador de San Luis Potosí y secretario general del SNTE de 1974 a 1989, a quien le coordinó la campaña para llegar al Senado en 1976.

Cuando la maestra se perfilaba, los espías al servicio del Estado mexicano aseguraban que las aspiraciones de la joven política, se centraban en “obtener la secretaría General del CEN del SNTE, así como la diputación federal y posteriormente una senaduría”.

Se le describía como una mujer con “capacidad de oratoria, debido a que lee claramente sus discursos y son amenos. Improvisa bien y sus principales referencias las hace en relación al Movimiento 22 de Septiembre”.

Otros documentos detallan sus reuniones con políticos para tratar temas magisteriales, como la realizada con el entonces titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Porfirio Muñoz Ledo, en 1977, para tratar agresiones de las que eran víctimas docentes tanto de la Escuela Nacional de Maestros como en el IPN y otros planteles educativos.

En los reportes de inteligencia, algunos realizados, de manera personal por el entonces titular de la DFS, Javier García Paniagua, se da cuenta de encuentros de Elba Esther con otros políticos como José López Portillo, Jesús Reyes Heroles, Fidel Velázquez, Carlos Hank González, Joaquín Gamboa Pascoe. Ya sea de manera privada o en eventos públicos.

Un documanto elaborado por el entonces titular de la DFS, Miguel Nazar Haro, el cual no lleva su firma, da cuenta de una reunión de integrantes del “Movimiento Reivindicador 22 de Septiembre” y el entonces presidente de México, José López Portillo.

El evento se realizó el 21 de septiembre de 1980, en la residencia oficial de Los Pinos, y sirvió para que el movimiento encabezado por el líder magisterial y gobernador de San Luis Potosí, Carlos Jongitud Barrios, presentara sus conclusiones sobre el VIII Congreso Internacional de Educadores de Pueblos en Vía de Desarrollo, de acuerdo con el texto.

Según reportes de inteligencia, los maestros presentes, incluida la propia Elba Esther, “coincidieron en indicar que todos los integrantes del SNTE apoyan la política internacional del Primer Mandatario de la Nación, que es un derecho y sin restricción, la de observación y no intervención en los conflictos de los países del mundo”.

Los docentes manifestaron estar “fuertemente comprometidos” con López Portillo, para “obtener mejores sistemas educativos, sueldos a maestros, medios de vida, social y económicos, así como incrementar la ideología para acelerar el crecimiento de la producción alimentaria”.

Fuente: Milenio/atf/doh/Foto: Archivo

Deja un comentario

Scroll to top