:
Oficinas

LA PRIMERÍSIMA

DIRECCIÓN: AVE. JUÁREZ NO. 92
COL. CENTRO
SAN ANDRÉS TUXTLA, VERACRUZ.
C.P. 95700

Nacional

ONU suspende ayuda humanitaria en Siria por bombardeos

La Comisión Interamericana de Derecho Humanos (CIDH) constató que México vive una grave crisis de derechos humanos que se caracteriza por una situación de extrema inseguridad y violencia.

Al concluir la visita in loco, la presidenta de la CIDH Rose-Marie Belle Antoine constató que existen graves violaciones a los derechos humanos, especialmente desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales y tortura.

Belle Antoine indicó que existen niveles críticos de impunidad y una atención inadecuada e insuficiente a las víctimas y familiares.

“El efecto de la violencia y las violaciones a los derechos fundamentales es especialmente grave y desproporcionada sobre personas en situación de pobreza, migrantes, refugiados y desplazados internos, mujeres, niñas, periodistas, pueblos indígenas, la comunidad LGBTTI, entre otros”.

La CIDH resaltó que la violencia contra familiares de víctimas, defensores de derechos humanos y periodistas es ejercida con el objetivo de silenciar las denuncias y el reclamo de verdad y justicia. Esta violencia, subrayó, pretende perpetuar la impunidad. “La violencia y el amedrentamiento busca acallar las voces que más necesita México”, enfatizó.

La delegación de la CIDH constató que la falta de acceso a la justicia ha creado una situación de impunidad de carácter estructural que perpetua y, en ciertos casos, impulsa la repetición de graves violaciones a los derechos humanos.

Durante la visita in loco, llamó la atención de la CIDH los hechos ocurridos en Tlatlaya, Apatzingán y Tanhuato.

Ante este escenario, la CIDH expresó su voluntad de colaborar con el Estado mexicano en la búsqueda de soluciones que protejan los derechos fundamentales y que el país cumpla con los estándares internacionales en materia de derechos humanos.

Deja un comentario

Scroll to top