:
Oficinas

LA PRIMERÍSIMA

DIRECCIÓN: AVE. JUÁREZ NO. 92
COL. CENTRO
SAN ANDRÉS TUXTLA, VERACRUZ.
C.P. 95700

Local

Delincuencia Juvenil tema preocupante y en aumento

Sin lugar a dudas la delincuencia juvenil es uno de los fenómenos sociales más importantes en nuestra actualidad, como también es unos de los problemas más investigados pues las manifestaciones de la conducta que llaman socialmente la atención de forma negativa se da mayormente entre los jóvenes al respecto la Psicóloga Dioselina Tapia Anota menciona en entrevista que para empezar la definición del término” delincuencia” es un acto o conducta que se caracteriza por violentar actos morales y cuando un joven desarrolla esta tendencia tiene que ver con características de su personalidad, incluso cuenta con ciertos rasgos que traen en consecuencia precisamente este hecho , aquí también hay que destacar que la personalidad se caracteriza por dos aspectos básicos uno es el temperamento y otro es el carácter, el temperamento de entrada lo tenemos de manera genética es algo con lo que nacemos  y pueden ser temperamentos diversos que van desde ser pasivos, otros tienden a ser agresivos en fin,  generalmente  los padres nos preocupamos más por los actos físicos, difícilmente acudimos a hacer algún tipo de diagnóstico de la personalidad cuando nuestros hijos tienen una edad temprana esto ayudaría sin lugar a dudas porque se podrían implementar ciertas herramientas en la educación que permitirían darles un curso efectivo con respecto a sus habilidades y capacidades.

Resaltó que  dentro de las características de los jóvenes delincuentes podemos mencionar que son: impulsivos, alumnos con bajo nivel educativo, baja autoestima, faltos de afectividad, agresivos, con afán de protagonismo, etc.

Aunque también hay que mencionar que hay  un aspecto que ha cambiado en nuestros días no solo los adolescentes provenientes de familias disfuncionales y bajos recursos están sumergidos en el mundo de la delincuencia, y esto sin lugar a duda ha sido motivo de seguir estudiando el fenómeno, ahora los adolescentes que pertenecen a familias “integradas” donde los padres tratan de ocuparse de la educación  y de proporcionar el bienestar a los hijos también están cayendo en estos actos, pareciera en su momento que ahora en estas familias que conforman la sociedad mexicana ambos padres tienen que salir a trabajar eso dificulta los espacios de tiempo con los hijos y después los mismos padres sienten culpa y en esa culpa tratan de compensar cosas que no requieren, es ahí donde los jóvenes ya no se esfuerzan por adquirir reglas morales, como por ejemplo, si yo ensucie la casa hay que ponerla en orden nuevamente, sin necesidad de una instrucción, limpiar el jardín. Si hubiera tareas en el momento en donde no están los padres y basándose en eso se daría una compensación,  sería incluso muy satisfactorio pues se está ganando algo por cooperar dentro de la casa, sin embargo ahora que sucede, llegas, conversas, das una circunstancia sin que el chico se haya esforzado realmente en nada y de pilón lo premias.

Mónica Ortega Escribano /San Andrés Tuxtla Veracruz

Deja un comentario

Scroll to top